El mito es una forma de dar sentido a un mundo que no lo tiene. Se dice que los mitos son

patrones narrativos que dan significado a la existencia de los seres humanos. Se caracteriza por su significación religiosa, histórica o filosófica.

En Honduras los mitos han sufrido una manipulación ideológica debido a mezquinos intereses de una minoría, con el fin de insertarse en la psiquis de la diversidad pluricultural, a través de formas mediáticas. Dicha manipulación conlleva, aceptar como verdad una falacia o de aceptar como falsa una verdad. Por ejemplo: "Francisco Morazán era ateo.". "Los Hondureños son haraganes".

Las falacias anteriores son producto de la alienación individual o autoritaria, meticulosamente preparada a fin de menoscabar la psiquis popular o social con la inhumana intención de dislocar la conciencia crítica y la conciencia práctica.

"Los mitos no son falsedades sino sistemas de creencias conscientes e inconscientes que ofrecen explicaciones para los problemas personales y sociales." (May, 1991, pp:353).

El objetivo principal de insertar mitos en las sociedades es para promover mediáticamente la conciencia mítica en las grandes mayorías deseosas de la construcción de una patria digna y de formas de vida decorosa y con goce de los  derechos fundamentales que brinden plena salud mental colectiva.

"Sin intencionalidad, las personas no podrían ni tomar decisiones, ni actuar conforme a ellas" (May, 1969, pp:347).

Los mitos se transmiten de generación en generación y pueden llegar a tener un gran valor cultural para la sociedad; sin embargo cada individuo interpreta lo que escucha de manera diferente; según el sentido de pertenencia de cada sociedad.

“Esas adaptaciones son únicas para cada individuo debido a las diferencias entre la herencia y el ambiente” (Allport, 1937, pp:118).

"Se adaptan al mundo natural, se relacionan con los demás como humanos y tienen una conciencia clara de lo que estas experiencias significan para ellos."(May, 1958, pp:342).

En los mitos siempre hay una relación entre el sujeto y el objeto; por ejemplo: Cuando el duende esta enamorado de una mujer dicen que para ahuyentarlo es bueno comer en una vasinica nueva; ya que el duende, según el mito es  un personaje pulcro y desprecia a la gente que carece de buenas prácticas de higiene.

"Con la intencionalidad, se vence la dicotomía entre el sujeto y el objeto" (May, 1969, pp:225).

Al hacer trascender el mito le damos significado a lo que escuchamos, nos enseñaron y aprendimos a lo largo de nuestras vidas.

"Cuando las personas niegan su destino y abandonan sus mitos pierden su objetivo de ser y su rumbo" (May, 1991, pp:353,354).

Algunas personas no creen en el mito que se ha ido divulgando de que hay personas con vista muy fuerte y que pueden dar ojo a los bebes si los miran. La minoría de la población que no creen en este mito, rompen con la tradición de ponerle una pulsera roja al niño, entonces es aquí donde el mito pierde su sentido.

Los mitos son:“Procesos cognoscitivos de nivelación y agudización, los cuales hacen que la información cambie, volviéndose más general o más específica a medida que los rumores se repiten” (Allport y Postman, 1947, pp: 221).

Cada persona es libre creer o no creer en estas invenciones que pueden tener un efecto positivo o un efecto negativo para el desarrollo de la sociedad; todas las personas tenemos un sentido de autoidentidad diferente que varia según las situaciones.

"Los actos de los seres humanos autoconscientes nunca son automáticos, sino que implican una consideración sobre las consecuencias para un potencial de bien o mal" (May, 1967, pp:199). “Las personas tienen un sentido de existencia como persona separada” (Allport,1947, pp:198).

Algunas personas visitan adivinos para que les digan su futuro y creen tanto en lo que les dicen que pueden llegar a desarrollar una ansiedad neurótica, por cumplir el destino descrito por el adivino; cuando en realidad nosotros somos dueños de nuestro destino y está en nuestras manos cambiarlo para bien o para mal.

"El destino no significa que estemos predestinado o condenados de antemano" (May, 1981, pp:89)

Muchos de nosotros no estamos preparados para la muerte; sin embargo si padecemos de una enfermedad diagnosticada como incurable; no tenemos otra opción, que aceptar que tarde o temprano moriremos.

"La vida se hace más esencial, más significativa, cuando nos enfrentamos a la posibilidad de morir" (May, 1958, pp:49).

Nosotros necesitamos de los mitos para vivir y de el tener vida para morir; y el mito necesita de el creyente en el, para su trascendencia.

Muchas veces tenemos miedo de no creer en algo y nos justificados con decir en algo tenemos que creer. Ejemplo: ¿ Los seres humanos fuimos creados por Dios o somos producto de la evolución? Nos da tanto miedo responder a está pregunta que nos acoplamos a las dos teorías por miedo a ser vistos como ateos. "Para estar en el mundo es necesario tener conciencia de uno mismo como ser vivo. Está conciencia genera el miedo a no ser, es decir el miedo a la nada o al vacío" (May,1958, pp:342).

Cuando las personas dicen no tengo relaciones sexuales; porque me quiero casar de blanco por la iglesia ya que esta dice que hay que llegar virgen al matrimonio, están poniendo esto como pretexto para ocultar lo que realmente quieren y no es porque una doctrina religiosa lo dicte asi, sino por decisión propia.

“Mis creencias religiosas son lo que en realidad esta detrás de mi aproximación total a la vida” (Allport y Ross, 1967, pp:218).

El mito es un instrumento ancestral que le da un sentido de pertenencia a la sociedad, para satisfacer necesidades como el perder el miedo ante situaciones meramente peligrosas o terroríficas a fenómenos que realmente no existen, sin embargo a medida crecemos como seres humanos, bien podemos dejar de creer o seguir creyendo en dichos mitos ya que cada persona tiene una autonomía funcional. (Bibliografía.-Cloninger, S. Teorías de la Personalidad  Tercera Edición, Pearson educación, México, 2003)

 

Escrito por: Gisselle Enamorado