Al sur de San Nicolás Santa Bárbara, incrustada en las entrañas del imponente y legendario Cerro Montuca se encuentra la misteriosa cueva El Masical, que a través de los años ha ofrecido su belleza natural y fantástica a propios y extraños que llevan en su memoria los increíbles y asombrosos misterios ocultos entre las piedras.

Para llegar a este maravilloso lugar se tiene que ir por el camino que se conoce como El Calichal, pasando una quebrada cerca de donde se encuentra la propiedad de don Reinaldo Enamorado, conocido como chito, y mas adelante se llega a un río con piedras muy grandes.

Siempre que se va a la cueva se tiene que ir acompañado. En el año 1988 se ahogo un muchacho en ese mismo río cuando venía de traer leña, era hijo de Santos Colon.

Pasando el río y varios obstáculos como palos y piedras y el enojo de las aguas se llega a una peña por donde hay que pasar agachado, es peligroso, si se cae uno se puede morir.

Todavía andando por el río seguirá una subidita y se llega a la cueva de los encantos, pero hay que llevar comida, ocotes o focos, porque la cueva es muy húmeda y hay muchas piedras y murciélagos.

Toño la retro dice que en el fondo de la cueva hay una cascada y que nunca la ha podido cruzar por miedo. El dice que entra a la cueva a las 4 de la mañana y sale a las 7 de la noche, y se va él solito…

Según la tradición , la misteriosa cueva de El Masical es el camino infernal de los demonios que transitan en las noches oscuras y tenebrosas en caravana diabólica a la cueva de El pencaligue, morada siniestra de los espíritus del mal que siembran el espanto y el asombro de los hombres que se dedican a la vida nocturnal .

En las profundidades abruptas de esta cueva existe un riachuelo que según cuenta la historia todas aquellas personas que han irrespetado las leyes de la naturaleza y se han atrevido a cruzar dicha quebrada han quedado atrapados en los tentáculos infernales del coloso Cerro Montuca.

Según cuentan los ancianos en la cueva El Masical se escondían los indios que pelearon contra los españoles por defender las tierras Hondureñas.

La cueva de el masical es visitada por nacionales y extranjeros que han encontrado fósiles de animales y huesos humanos. Una vez vino un biólogo suizo a buscar un insecto que solamente allí se encuentra.

Hace tiempo unos curiosos de acá San Nicolás encontraron ollas y cantaros de barro repletos de polvo de oro, los militares se las quitaron y ahora esas reliquias están de adorno en el Hotel Honduras Maya .

Ah … se me olvidaba… Si usted quiere visitar la cueva de El Masical no lo haga los martes ni los viernes… pues ese día llegan allí los brujos de Ilama, Macholoa y Yamala en forma de zopilotes a realizar pactos con el mas allá…