Al norte de San Nicolás se encuentra el pintoresco Cerro de la Cruz o Rumaldita, cubierto de bellos pinos y arboles de nance en flor, que cantan con su brisa a las personas que madrugan a trabajar.

El Cerro de la Cruz tiene ese Nombre por la permanencia de una cruz de madera de pino ubicada en la mera cima del mismo, la cual se ubico allí como símbolo de la visita del misionero español Manuel de Jesús Subirana a finales del siglo 18.

Es común todos los años que muchas personas el día 3 de mayo suban con mucha reverencia al cerro, con flores de vistosos colores para adornar dicho símbolo cristiano.

Doña Crecencia Vallecillo anciana de 101 años cuenta que unos hombres quitaron en cierta ocasión la cruz y la tierra tembló… todo el pueblo se estremeció con aquel temblor y ahora la gente que va al cerro no tocan ni tan siquiera la cruz.